Ladies in White

Miles de cubanos varados a lo largo del continente ponen su esperanza en
Trump
MARIO J. PENTÓN
mpenton@elnuevoherald.com

Abandonados a su suerte en islas, selvas y fronteras, miles de cubanos
no se reponen de la sorpresiva medida de la administración de Barack
Obama que les frustró el viaje por el cual vendieron sus escasas
pertenencias en Cuba para aventurarse a alcanzar suelo estadounidense.

Con voz suave, por momentos quebrada por la emoción y la tristeza,
Elisabet Casero Fernández, una odontóloga cubana que huyó de Venezuela
hace una semana, lamenta la situación en la que han quedado sus
compatriotas.

Casero escapó un día antes de que Estados Unidos eliminara el programa
Cuban Medical Professional Parole (CMPP) y la política de pies
secos/pies mojados.

“Creíamos en la legalidad norteamericana, en la oportunidad de
reconstruir nuestras vidas lejos de un Gobierno que no nos permite ser
libres y que se aferra a no cambiar”, dice desde Bogotá.

Los médicos cubanos salen al extranjero con un pasaporte oficial, es por
ello que en la frontera entre Colombia y Venezuela son fácilmente
identificados y entregados a las autoridades cubanas, que los repatrian
forzosamente y toman represalias.

“Tuve que cruzar la selva con un motorizado. Era la única manera de
burlar la vigilancia a la que estamos sometidos los médicos”, explica.

Desertar es costoso. La doctora Casero apenas ganaba 27.000 bolívares al
mes (menos de 10 dólares al cambio en la calle) mientras trabajaba en el
estado de Carabobo. Para huir tuvo que ahorrar de su magro salario todo
cuanto pudo.

“No podía ni pagarme el transporte para ir a la consulta. La misión
médica cubana tampoco nos daba dinero para el agua y el gas. Teníamos
que apoyarnos en los ‘amigos solidarios’, nos decían”.

En la práctica, las autoridades cubanas les pedían a sus médicos que los
pacientes venezolanos sufragaran el costo de esos servicios básicos.

La decisión de viajar a Venezuela tampoco estuvo exenta de presiones,
según la doctora.

“Nos explicaron que debíamos salir de misión. Si te niegas puedes perder
hasta la carrera porque te tachan de contrarrevolucionario”, afirma.

Según Casero, una vez en el país bolivariano entendió la urgencia que
tenía el Ministerio de Salud cubano.

“Ustedes son un puntal de la misión médica”, les decían. La realidad,
según esta joven de 24 años, es que por los médicos odontólogos
Venezuela “paga más” que por los otros doctores, por lo cual, los
exponían a más horas de trabajo y eran cuidadosamente vigilados para
hacer cumplir las estadísticas de consultas por las cuales el Gobierno
bolivariano paga en petróleo a Cuba.

“Ni siquiera tuve la oportunidad de terminar mi residencia”, agrega.

Con las recientes revelaciones del Departamento de Seguridad Interna de
que incluso los médicos cubanos que ya habían solicitado la acogida al
programa CMPP van a ser tratados como cualquier otro migrante, las
esperanzas de la odontóloga de resolver su caso están cada vez más lejanas.

“Cuando llegué a la embajada de EE UU en Bogotá me dijeron que ya no
podía pedir asilo. Ahora que deserté tampoco puedo entrar a Cuba en ocho
años y si me atrapan terminaré siendo represaliada”, dice.

El dinero que como estímulo el Gobierno cubano le depositaba en una
cuenta en la banca nacional ya fue expropiado, según ha conocido por
boca de su madre, con quien vivía.

En Colombia quedan varios cientos de médicos varados en Bogotá a la
espera de una decisión favorable de la embajada estadounidense. Un
número indeterminado está en Brasil, donde en 2016 se beneficiaron 1.439
doctores con el CMPP.

Pero los médicos no son los únicos afectados. Además hay decenas de
migrantes que están transitando por ese territorio después de su salida
de Ecuador y Guyana. Buscan alcanzar Panamá atravesando el Tapón del
Darién, una de las selvas más peligrosas del mundo.

En Trinidad y Tobago, de un grupo de 15 cubanos detenidos por las
autoridades migratorias, solo quedan seis. Todos los demás han sido
repatriados forzosamente a Cuba.

“La embajada de Cuba está metida en esto y estamos desesperados. Entre
nosotros habían refugiados políticos, pero no les importó”, explica
desde el país caribeño Baldomero Despaigne.

“Están preparando todo para regresarnos a los que quedamos. Necesitamos
ayuda”, dice.

También en Surinam otro grupo de cubanos, entre los que se encuentran
mujeres integrantes del grupo opositor “Damas de Blanco” junto a sus
hijos, están pidiendo clemencia para llegar a Estados Unidos.

En el albergue de Cáritas en Panamá la presencia de migrantes cubanos ha
aumentado significativamente. En menos de una semana ya son más de 230
los refugiados a la espera que la administración norteamericana conceda
un período de gracia que les permita llegar a su destino.

“Están llamando por teléfono para indicar que desde la selva continuarán
llegando. Al menos hay 70 migrantes anunciados para las próximas horas”,
indica el diácono Víctor Luis Berrío, encargado de la institución.

El director de Migración Panamá, Javier Carrillo, anunció no obstante
que los cubanos indocumentados deben salir del país.

“La ley es clara, deben salir del territorio nacional”, declaró Carrillo
a este diario.

Algunos de estos migrantes no se han detenido ante el anuncio del fin de
la política de pies secos-pies mojados y continúan su camino hacia la
frontera estadounidense. Este martes el asesor presidencial Ben Rhodes
aseguró que EE UU no acogerá a los cubanos que quedaron en la frontera
de ese país y México.

“No nos vamos a detener. Seguiremos hasta la frontera. Hemos pasado
mucho para escaparnos de Cuba y para atrás no vamos ni para coger
impulso. No tenemos casa ni dinero ni nada ¿A qué regresaríamos? Además
el Gobierno cubano no nos quiere”, dice Yuniel Ramos, un migrante que
dejó todo y atravesó Centroamérica desde Ecuador. Ahora se apresta a
cruzar México.

“La Estación Migratoria Siglo XXI en Tapachula está repleta de cubanos,
la gente no quiere ir allí porque te dejan preso”, indica Miguel
Antúnez, otro cubano que se encuentra en el estado mexicano de Chiapas.

“Las colas son inmensas para obtener el salvoconducto y cruzar México.
Me dieron una citación para la segunda semana de febrero”, agrega.

Esta situación de indefensión hace que los migrantes son víctimas de los
estafadores y de los funcionarios corruptos.

“Un abogado con conexiones en el interior de Migración está haciéndole
papeles a los cubanos por 500 dólares. Incluso los mismos oficiales de
Migración te dicen que si les das dinero ellos adelantan tu turno para
el día siguiente”, agrega Antúnez.

Mientras tanto, cientos de cubanos continúan llegando desde Centroamérica.

Junto a la frontera estadounidense decenas de cubanos esperan para ver
lo que hará el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

“Obama nos traicionó. Y eso que fue a Cuba para hacerse el amigo de los
cubanos. Trump es la única esperanza que nos queda”, dice Antúnez.

Siga a Mario J. Pentón en Twitter: @mariojose_cuba

Este artículo forma parte de un convenio entre el Nuevo Herald y 14ymedio.

Source: Miles de cubanos varados a lo largo del continente ponen su
esperanza en Trump | El Nuevo Herald –
www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article127164974.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
January 2017
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives