Ladies in White

El compañero Obama y su muy espinoso legado, editorial 465
24 enero, 2017 8:42 pm por Primavera Digital en Cuba

La Habana, Cuba, Redacción, (PD) Los últimos días antes de la toma de
posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se
caracterizaron porque tanto el régimen militar castrista, como la
saliente administración de Barack Obama prosiguieron con velocidad el
acercamiento con la firma de acuerdos que como casi todos, por no decir
todos los firmados antes, no benefician para nada al pueblo cubano.

Hemos asistido al desarrollo de una frenética actividad bilateral en las
últimas semanas. Con la salida del compañero Obama de la Casa Blanca y
la llegada del nuevo presidente Donald Trump todo lo iniciado en 2014
está sumido en la más absoluta incertidumbre, ya que el nuevo mandatario
afirma que no está del todo de acuerdo con este proceso.

Entre otras medidas, el presidente saliente hizo uso de sus facultades
ejecutivas para ampliar las categorías bajo las cuales los ciudadanos
estadounidenses pueden visitar Cuba, a donde les sigue prohibido viajar
como turistas en virtud del embargo que los Estados Unidos aún mantienen
sobre la Isla.

Donald Trump se dice que estuvo inicialmente a favor del “deshielo”,
pero sus planteamientos sobre la relación con Cuba cambiaron y advirtió
que revertiría el proceso si el régimen de La Habana no hacía
concesiones en materia de apertura democrática.

Rex Tillerson, nominado por Trump para ser secretario de Estado de los
Estados Unidos ratificó en recientes declaraciones esta postura.

Aunque el régimen militar cubano no ha reaccionado de manera oficial a
las advertencias de Trump, sus figurones han reiterado que su soberanía
y los asuntos internos (represión, maltratos, abusos) no están sobre la
mesa de negociación.

Sobre este último punto, Josefina Vidal, directora para Estados Unidos
del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex castrista), expresó en
fecha reciente: “Agresión, presión, condiciones, imposiciones no
funcionan con Cuba. Esta no es la manera de tratar de tener una relación
mínimamente civilizada con Cuba”.

Suavizando en parte el estilo confrontacional que adopta su discurso
diplomático cuando de Estados Unidos se trata, Josefina Vidal, directora
para Estados Unidos, expresó, que es demasiado pronto para predecir qué
política hacia Cuba seguirá el nuevo Gobierno y que no todos los
funcionarios nominados por Trump tienen posiciones duras hacia la Isla.

El caso es que la estampida seca o húmeda de los cubanos hacia los
Estados Unidos no la va a detener ni Obama, ni Castro, ni Trump. Solo lo
hará posible la transformación de la tiranía castrista en una democracia
y en una real economía de mercado. Esta es la realidad de siempre y se
hace cada vez más necesario que si los pasados no lo lograron, lo logre
el actual inquilino de la Casa Blanca y que actúe acorde con esta realidad.

El asesor adjunto de Seguridad Nacional del presidente estadounidense,
Barack Obama, Ben Rhodes, viajó a Cuba para reunirse con autoridades
castristas pocos días después de que Estados Unidos acabara con la
política migratoria, “pies secos/pies mojados”. De esta forma, Rhodes se
integró al legado de su presidente. Para la ocasión, prestigió con su
presencia la firma del Memorando de Entendimiento Legal entre EEUU y
Cuba”, según señaló la Casa Blanca en un comunicado.

El nuevo ministro del Interior castrista, Vice Almirante Julio César
Gandarilla Bermejo y el encargado de negocios de la embajada
norteamericana en la Isla, Jeffrey DeLaurentis, firmaron dicho
memorando, que tiene como propósito, según se dijo, “profundizar la
cooperación para el cumplimiento de la ley y el intercambio de información”.

Todo esto formó parte del diálogo sobre cumplimiento de la ley,
copresidido por los Departamentos de Justicia, Estado y Seguridad
Interna de Estados Unidos, hoy igualados como parte del legado del
saliente presidente Obama, con el Vice Almirante Gandarilla y sus
pariguales de la banda armada que gobierna Cuba desde 1959.

El Vicealmirante Gandarilla es uno de los máximos responsables de la
represión al actuar político ciudadano independiente, a las
manifestaciones pacíficas ciudadanas y para resumir, de la represión
violenta contra disidentes pacíficos, Damas de Blanco, etc. Su
ejecutoria como represor asalariado del régimen castrista y su
representatividad ante las autoridades norteamericanas podrían servir
para convalidar presencias futuras y pasar página sobre los abusos de
los que el régimen castrista y sus servidores son responsables y deberán
rendir cuentas en el futuro.

El “legado” del saliente presidente Barak Obama, sin dudas, será uno de
los más espinosos problemas con los que tendrá que lidiar el presidente
electo ya en funciones, Donald Trump. ¡Que Dios le guie en tan azarosa y
espinosa ruta!
primaveradigital2011@gmail.com; Redacción Habana

Source: El compañero Obama y su muy espinoso legado, editorial 465 |
Primavera Digital –
primaveradigital.org/cubaprimaveradigital/el-companero-obama-y-su-muy-espinoso-legado-editorial-465/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
January 2017
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives