Ladies in White

No pueden ni quieren
marzo 30, 2016 12:00 pm·

Cerro, La Habana, Rogelio Travieso, (PD) Luego de la visita de Obama se
hace imprescindible que quienes gobiernan en Cuba, sean lo
suficientemente sensibles y comprendan que el pueblo cubano necesita de
cambios apegados a la naturaleza humana.

Algunos de los que no estaban convencidos, ahora lo estarán.

Lo más lamentable de lo observado durante la visita de Obama fue el
nivel de complicidad y apego a la servidumbre de los medios
periodísticos oficialistas, algo que hemos estado obligados a soportar y
hemos soportado hasta hoy.

Esta situación no debe continuar. La sensatez, lo razonable, deben estar
por encima de todo, para que Cuba; verdaderamente pueda existir, sin
exclusiones para sus hijos.

El 10 de diciembre de 1948 fue proclamada la Declaración Universal de
Derechos Humanos, de la cual Cuba es consignataria, y no es posible que
pueda existir otra declaración para la conveniencia de algunos estados
que la violan.

Tal es la complicidad, que llegamos a escuchar a algún periodista
oficialista, desde el punto de prensa enclavado en la Lonja del
Comercio, el reproche porque el presidente Obama no pidió perdón al
pueblo cubano.

¿Por qué Obama debe pedir perdón y no los que en estos más de 57 años
han atentado contra algunas de las libertades fundamentales?

Cuando el 5 de junio de 1958, Fidel Castro, desde la Sierra Maestra, se
propuso el conflicto de por vida con los Estados Unidos, Obama aún no
había nacido.

¿Por qué esa prensa oficialista no exige a la dirección cubana que pida
perdón a los familiares de las víctimas del terrorismo del Movimiento 26
de Julio, a las familias de los fusilados, a los familiares de los
muertos de ambas partes del Escambray, Playa Girón, las guerras de
Angola, y Etiopia, de las víctimas por la exportación de la revolución
en América Latina, las personas que por motivos políticos, han pasado
por las prisiones a lo largo y ancho del país, las víctimas de la
masacre del Canímar y del Remolcador 13 de Marzo, los balseros hundidos?

¿Por qué no exige que pidan perdón por los que huyen, por el
racionamiento de alimentos por más de 50 años, por lo injusto de la Ley
de Peligrosidad Social Pre-delictiva, las UMAP, Los abusos que se
cometen contra las Damas de Blanco, la disidencia pacífica y los
periodistas independientes?

¿A cuánto ascienden en total las victimas por responsabilidad del
Partido-Estado-Gobierno?

No es que nos olvidemos de la historia, pero la historia no deberá ser
utilizada para conveniencias políticas.

En el conflicto cubano, todos tenemos responsabilidad.
En Argentina, los llamados movimientos sociales rechazaron la visita del
presidente norteamericano.

El antiamericanismo siempre lo ha estimulado la izquierda hemisférica en
todos estos años yel gobierno cubano nunca ha sido ajeno a ello.

Quienes se hubieran atrevido a esas protestas en Cuba durante la visita
de Obama, de seguro hubiesen tenido que pagar un alto precio.

El pueblo cubano de a pie no pudo acudir al Estadio Latinoamericano a
presenciar el juego entre la selección nacional y los Tampa bay Rays
porque el régimen temía que pudieran ocurrir protestas, no contra el
Presidente Obama, sino contra los que gobiernan en Cuba.

Si los cubanos de a pie hubieran estado presentes en el Estadio
Latinoamericano seguramente no hubieran gritado “yanquis go home” sino
“¡Viva Obama!”
Cada día los cubanos estamos más cansados de las regulaciones del
oficialismo.

En el país del presidente Obama, nadie está facultado para limitar la
libertad de un ciudadano, e impedirle que pueda asistir a cualquier acto
público.

En Estados Unidos, por Ley existe la transparencia. En Cuba, el
secretismo, la violación de los Derechos Ciudadanos: todo funciona para
conveniencia del estado totalitario.

Los que gobiernan y los medios oficialistas se atreven a hablar de
igualdad de género. No cabe dudas. Todos los domingos, en nuestro país,
se cumple con la igualdad de género: las mujeres que asisten al Parque
Gahandi reciben igual número de patadas y golpes que los hombres.

A continuación reproduzco opiniones que he escuchado, no en Miramar,
Nuevo Vedado, ni La Coronela u otros lugares similares donde residen la
elite y sus familiares, sino en El Cerro, el Reparto Martí, Lawton, La
Víbora, en las guaguas del P-3, la 69, el P-12, el P-2, etc., donde
residen los habaneros de a pie.

“Raúl Castro parece que es racista ¿Por qué no recibió a Obama en el
aeropuerto?”

“El hermano le dijo que no lo recibiera”.

¿No vieron al presidente Obama con su familia? ¡Qué bonito! ¡Qué
diferencia con los que gobiernan aquí”.

“Oye, ¡que jodido me tienen con el bloqueo! ¿Por qué no hay leche,
boniato, carne, yuca, plátano, frutas y todo lo demás? ¿Por causa del
bloqueo?”

“Caballeros, ¿vieron lo bien que Obama habló en el Gran Teatro de La
Habana?”

Con lo escuchado en el discurso del general Raúl Castro y su
comportamiento durante la conferencia de prensa del 21 de marzo, estoy
convencido de que “ellos”, “esta gente”, como los llama el pueblo, no
pueden ni quieren.

La visita no debe ser estéril. Obama nos abrió una puerta, entremos
todos por ella, sin odios sin resentimientos. Cuba lo necesita ¡Hay que
poder y hay que querer!
rotravep@gmail.com; rogeliot@nauta.cu; Rogelio Travieso
*Partido Liberales de Cuba.

Source: No Pueden Ni Quieren | Primavera Digital –
primaveradigital.net/no-pueden-ni-quieren/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives