Ladies in White

Jaime Ortega: Con Dios y con el diablo
El cardenal Jaime Ortega y Alamino deja atrás un controvertido
legado que lo sitúa en un polémico lado de la historia de la Iglesia cubana
IGLESIA CATÓLICA
ROSA TANIA VALDÉS
Especial

El cardenal cubano Jaime Ortega y Alamino acaba de ser reemplazado como
arzobispo de La Habana, después de 35 años de controversial desempeño en
la isla, en la que según sus detractores fue como mucho un tibio
interlocutor del régimen de Raúl Castro.

Ortega, que cumplirá de 80 años en octubre, había presentado su dimisión
al Vaticano hace más de cuatro años, pero debió esperar hasta esta
semana para recibir la venia otorgada por el papa Francisco.

La Santa Sede accedió a la dimisión de Ortega y nombró como arzobispo de
La Habana a monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, quien fungió
hasta ahora como arzobispo de Camagüey, según informó el sitio
Iglesiacubana.net en internet.

Según la ley fundamental de la Iglesia católica, el Código de Derecho
Canónico, los obispos obligatoriamente deben renunciar al cumplir los 75
años.

“Los cardenales suelen permanecer en el puesto algunos años más allá de
los 75. Pero con Ortega Francisco fue particularmente generoso y le
permitió mantenerse hasta ya avanzados los 79”, comentó Andrés Beltramo,
un reportero que cubre la Santa Sede para medios en Italia.

“Esa generosidad tiene sus razones”, precisó Beltramo. “El Pontífice y
el cardenal no sólo mantienen una cercana amistad; el segundo se
convirtió en el mensajero secreto del primero en la delicada negociación
que involucró al Vaticano en el acercamiento entre la isla caribeña y la
Unión Americana”, agregó, en alusión al deshielo entre La Habana y
Washington.

Ortega y los tres papas

Durante la prolongada permanencia de Ortega en el cargo, tuvo también
cierta participación en algunos aspectos de la vida en Cuba.

Ortega fue, por ejemplo, el anfitrión de las históricas visitas de tres
papas a la isla.

En 1998 recibió a Juan Pablo II, en el 2012 agasajó a Benedicto XVI y en
el 2015 fue parte de la emotiva visita del papa Francisco a Cuba.

Sus críticas siempre subrayan que durante los últimos años sólo instó
tímidamente al régimen de La Habana a agilizar el plan de reformas con
vistas a mejorar la vida de los cubanos.

Sobre los prometidos cambios emprendidos por las autoridades y que no
acaban de rendir los esperados frutos en la isla, Ortega comentó en el
2010: “Creo que esta opinión alcanza una especie de consenso nacional y
su aplazamiento [de las reformas] produce impaciencia y malestar en el
pueblo”.

Sin embargo, otros consideran que en el escenario cubano, Ortega ha sido
probablemente el más importante interlocutor de Castro fuera del ámbito
estatal.

Tras una inédita negociación, entre el 2010 y 2011, el cardenal Ortega
ayudó a la liberación de decenas de presos políticos, la mayoría de los
cuales tuvo que salir al exilio en España y Estados Unidos.

En aquella ocasión logró incluso mediar para detener temporalmente una
singular ola represiva de simpatizantes del régimen, contra el grupo
opositor Damas de Blanco.

Sin embargo, en los últimos años, activistas de derechos humanos en la
isla han arremetido contra la gestión de Ortega, acusándolo de dar la
espalda a la oposición pacífica y desconocer la existencia de presos
políticos.

“Usted, cardenal, está tendiendo una alfombra para que transite el
castrismo a su continuismo”, indicó tiempo atrás el disidente cubano
Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, quien pasó 17 años preso en la isla.

Antúnez tildó entonces a Ortega de “irresponsable” y lo acusó de “lavar
la cara” y de ser “víctima de chantaje” del régimen de La Habana.

Su legado

La relativa mejoría en la relaciones entre la Iglesia católica y el
Gobierno comunista comenzó en 1998, con la visita de Juan Pablo. Desde
entonces, varias personalidades del Vaticano han desfilado por Cuba.

Los resultados no son muchos. Reclamos como acceso a la educación y una
mayor proyección de la Iglesia católica en los medios y la televisión
controlada por Estado son todavía asignaturas pendientes que deja Ortega
a su sucesor.

Entre sus conquistas, Ortega cuenta la devolución de cerca de un
centenar de templos e inmuebles que fueron expropiados por el régimen y
la apertura de una nueva sede para el Seminario San Carlos y San
Ambrosio, la primera construcción de la Iglesia Católica desde 1959.

¿El olvido?

Nacido el 18 de octubre de 1936, Ortega tenía 22 años cuando triunfó la
revolución que llevó a Fidel Castro al poder en Cuba.

En carne propia padeció en 1964 la reclusión en las Unidades Militares
de Ayuda a la Producción, la temibles UMAP, “campos de reeducación” para
personas cuyas religiones o proyección social los alejaba del proyecto
de “hombre nuevo” que demandaba el sistema socialista vigente en la isla
desde poco después de 1959.

Pero contrario a lo que hicieron muchos de los confinados en la UMAP,
Ortega se quedó en Cuba y estudió teología en el seminario de San
Alberto Magno, en la provincia de Matanzas y luego en el seminario de
Sacerdotes de las Misiones Extranjeras de Québec, en Canadá.

Su puesto en la Iglesia le permitió no sólo recibir a tres papas,
también fue la primera personalidad de la isla en reunirse con el
presidente Barack Obama, durante su histórica visita a la isla en marzo.

Se le vio sonriente al lado de Obama mientras caminaban en la Catedral
de La Habana, donde se reunieron a puertas cerradas.

Poco después de la histórica visita y en abierta consonancia con la
posición oficial del Gobierno, Ortega salió al paso a la fórmula de
reconciliación propuesta por Obama, en que pidió “dejar atrás el pasado”
para acabar con más de medio siglo de distanciamiento y hostilidades
mutuas entre ambas naciones.

“En esto hay una gran dificultad, no se pasa la página y no se deja
atrás la historia porque la historia es necesaria y la historia es
maestra de la vida como dijo un pensador griego y hace falta tenerla
siempre presente y sin embargo tenemos que vivir reconciliados”, aseguró
Ortega durante su homilía de Viernes Santo.

“No se tiene que olvidar la historia, tenemos que sobreponernos a la
historia por el perdón”, sentenció.

Ortega vivirá en su residencia en el Centro Cultural P. Félix Varela,
antigua sede del Seminario San Carlos y San Ambrosio, donde “continuará
sirviendo a la Iglesia” y cumplirá “las funciones como Cardenal de la
Iglesia al servicio del Papa”, indicó el Arzobispado en una nota oficial.

Source: Jaime Ortega: Con Dios y con el diablo :: Diario las Americas ::
Cuba –
www.diariolasamericas.com/4847_cuba/3776131_jaime-ortega-con-dios-y-con-el-diablo.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2016
M T W T F S S
« Mar   May »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives