Ladies in White

EEUU reconoce avances en libertad religiosa de los cubanos
Posted on 29 julio, 2014
Por Redacción CaféFuerte

Estados Unidos consideró que el gobierno cubano mantiene aún fuertes
restricciones a la libertad religiosa de sus ciudadanos, pero reconoció
avances significativos en la tolerancia oficial hacia las prácticas de
la fe en la isla, según el informe anual del Departamento de Estado.

Aunque el reporte relaciona acciones gubernamentales restrictivas contra
actividades e iniciativas de grupos religiosos, advierte sobre pasos
ganados en cuanto a la permisividad de prácticas, libertad de
movimiento, interacción con visitantes extranjeros y acceso a medios de
comunicación.

“La mayoría de los grupos religiosos también informaron de una mejoría
continua en su capacidad para atraer a nuevos miembros, sin la
interferencia del gobierno, una mayor reducción de la intromisión del
gobierno en la realización de sus servicios, y el adicional incremento
en sus capacidades para importar material religioso, recibir donaciones
desde el extranjero, traer trabajadores y visitantes extranjeros a los
servicios, restaurar las casas de culto y llevar a cabo actividades
educativas”, indicó el documento, que abarca la situación religiosa en
el país durante el 2013.

El reporte también reconoce que el gobierno devolvió varias propiedades
de la Iglesia Catolica que habían sido confiscadas en 1961.

Washington fustigó los controles que mantiene el Partido Comunista a
través de la Oficina de Asuntos Religiosos (OAR) para supervisar y
regular el desenvolvimiento de la vida religiosa en el país.

Acoso a las Damas de Blanco

Las partes más críticas del informe se focalizan en las reiteradas
prohibiciones y acoso al movimiento de las Damas de Blanco cuando
participan en misas o actividades religiosas, con implicaciones en
protestas políticas.

Sin embargo, en su presentación del informe este lunes en Washington, el
Secretario de Estado, John Kerry, no mencionó a Cuba entre los países
con situación preocupante respecto a la libertad religiosa, y derivó sus
dardos hacia Uzbekistán, Irán, Egipto, China, Nigeria y Corea del Norte.

Las referencias al panorama cubano fueron esta vez mucho menos críticas
que las incluidas en el balance anual del 2012. El informe es elaborado
por la Comisión Estadounidense para la Libertad Religiosa (USCIRF),
adscrita al Departamento de Estado.

Reproducimos el texto íntegro del capítulo dedicado a Cuba en el informe
sobre libertad religiosa del Departamento de Estado:

CUBA

Sumario ejecutivo

La Constitución protege la libertad religiosa, a pesar de las políticas
y prácticas del gobierno contra la libertad religiosa. El gobierno
supervisa los grupos religiosos y el Partido Comunista de Cuba, a través
de su Oficina de Asuntos Religiosos (OAR), siguió controlando la mayoría
de los aspectos de la vida religiosa. El gobierno ha acosado
abiertamente a líderes religiosos, impidió que activistas de derechos
humanos asistieran a servicios religiosos y, en algunos casos, emplearon
la violencia para impedir que los activistas participaran en las
protestas políticas públicas al salir de los oficios religiosos. Grupos
religiosos más establecidos, sin embargo, informaron de un aumento de la
capacidad de sus miembros para cumplir sus plegarias, viajar al
extranjero, reclutar a nuevos miembros y llevar a cabo proyectos
benéficos, educativos y de servicios comunitarios. También informaron de
un menor número de restricciones a la expresión religiosa y la
importación de materiales religiosos.

No hubo informes de abusos o discriminación sociales basados ??en la
afiliación religiosa, creencias o prácticas.

El gobierno de Estados Unidos alentó el fortalecimiento de las
instituciones religiosas. Las visitas de intercambio siguen siendo una
forma importante para los miembros de las instituciones religiosas de
Estados Unidos para comprometer a sus homólogos cubanos y apoyar su
derecho a practicar su fe libremente. La Sección de Intereses de Estados
Unidos (USINT) se mantuvo en estrecho contacto con los grupos
religiosos, así como con los grupos religiosos estadounidenses que
viajan al país. En declaraciones públicas, el Departamento de Estado
instó al gobierno a respetar las libertades fundamentales de sus
ciudadanos, incluida la libertad de religión.

Sección I. Demografía religiosa

El gobierno de EEUU estima que la población total en 11 millones
(estimación de julio del 2013). No hay ninguna fuente de autoridad
independiente del tamaño o la composición de los grupos religiosos. La
Iglesia Católica Romana calcula que del 60 al 70 por ciento de la
población es católica. La membresía en las iglesias protestantes se
estima en un cinco por ciento de la población. Bautistas y pentecostales
son probablemente las más grandes denominaciones protestantes; las
Asambleas de Dios reportan aproximadamente 110,000 miembros; las cuatro
convenciones bautistas estiman su membresía combinada en más de 100,000
miembros. Los testigos de Jehová informan aproximadamente 96,000
miembros; los metodistas estiman que son 36.000; adventistas del Séptimo
Día, 35000; anglicanos, 22.500; Presbiterianos, 15.500; cuáqueros, 300;
y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Mormones),
50. La comunidad judía se calcula en 1,500 miembros, de los cuales 1,200
residen en La Habana. De acuerdo con la Liga Islámica, hay entre 2,000 y
3,000 musulmanes que residen en el país, de los cuales un estimado de
1,000 son cubanos. Otros grupos religiosos incluyen griegos y rusos
ortodoxos, budistas, y bahais.

Muchas personas, sobre todo en la comunidad afrocubana, consultan con
los practicantes de religiones con raíces en África Occidental y la
cuenca del río Congo, conocida como santería. Estas prácticas religiosas
son comúnmente mezcladas con el catolicismo, e incluso algunos requieren
bautismo católico para la iniciación completa, por lo que es difícil
estimar con precisión el total de miembros de estos grupos sincréticos.

Sección II. Situación de respeto del gobierno por la libertad religiosa.

Marco Legal y Político

La Constitución protege la libertad religiosa, a pesar del carácter
restrictivo de las políticas gubernamentales. La Constitución declara
que el país en un Estado laico y establece la separación entre Iglesia y
Estado. El gobierno no favorece oficialmente ninguna religión o iglesia
en particular. El Partido Comunista de Cuba se delega la autoridad para
regular las instituciones religiosas y la práctica de la religión, y lo
hace a través de su OAR. A través de la OAR, el Partido Comunista
controla y regula casi todos los aspectos de la vida religiosa,
incluyendo la aprobación o denegación de las visitas religiosas; la
construcción, reparación o compra de edificios religiosos; la compra y
operación de los vehículos motorizados; la capacidad para llevar a cabo
servicios religiosos en público; y la importación de literatura religiosa.

Por ley se requiere que los grupos religiosos soliciten al Ministerio de
Justicia su reconocimiento oficial. El procedimiento de solicitud
requiere que los grupos religiosos identifiquen la ubicación de sus
actividades y el origen de su financiación. El Ministerio de Justicia
debe certificar que el grupo no está duplicando las actividades de otro
grupo reconocido; si es así, el reconocimiento es denegado. Una vez que
el Ministerio otorga el reconocimiento oficial, el grupo religioso debe
solicitar el permiso de la OAR para llevar a cabo este tipo de
actividades, como la celebración de reuniones en lugares aprobados,
recibiendo visitantes extranjeros, la importación de literatura
religiosa, adquisición y funcionamiento de los vehículos, y la
construcción, la reparación o la compra de iglesias y templos.

El servicio militar es obligatorio para todos los hombres. No existe una
excepción legal para los objetores de conciencia. La sanción por no
cumplir con el servicio militar es de prisión de tres meses a un año.

Prácticas gubernamentales

El gobierno impidió que algunos activistas de derechos humanos
asistieran a servicios religiosos. La policía tomó medidas de forma
rutinaria -incluyendo detenciones- para evitar que el grupo de
manifestantes pacíficos de las Damas de Blanco asistieran a la misa
católica. Esta práctica fue particularmente evidente en las provincias
de Matanzas, Holguín, Villa Clara y Santiago de Cuba. Asimismo, las
autoridades hostigaron a las Damas de Blanco, a veces violentamente, a
medida que salían de los servicios de la iglesia para evitar que la
participación en protestas pacíficas. El 14 de julio, una multitud de
simpatizantes gubernamentales empujó y golpeó a la Dama de Blanco Sonia
Alvarez Campillo, rompiéndole la muñeca, cuando salía de una misa en la
provincia de Matanzas.

El gobierno tomó abiertamente medidas para limitar el apoyo a figuras
religiosas. Las autoridades finalmente permitieron que el pastor Omar
Gude Pérez (también conocido como Omar Pérez Ruiz), líder del Movimiento
de Reforma Apostólica, una asociación de iglesias sin denominación
independientes, saliera del país el 31 de enero, después de que protestó
públicamente por la negativa del gobierno a permitirle trabajar como
pastor y a expedirle un visado de salida al extranjero. Gude y su
familia recibieron asilo en Estados Unidos en el 2011, pero no pudieron
salir del país debido a que el gobierno no le emitió un visado de
salida. El pastor dijo que fue encarcelado durante casi tres años por
cargos falsos. Agregó que fue objeto de un castigo en represalia por sus
sermones abiertos y denuncias repetidas de violaciónes de libertad
religiosa que experimentaban las iglesias en el Movimiento de Reforma
Apostólica.

Antes de su partida, Gude Pérez tomó medidas para transferir el título
de su residencia a otro pastor en la comunidad Reforma Apostólica,
Yiorvis Bravo Denis. En septiembre, sin embargo, el tribunal provincial
de Camagüey determinó que la transferencia no era válida. El 5 de
octubre, el gobierno trató de desalojar a Bravo y su familia. La policía
acordonó la residencia y el gobierno organizó una turba para rodear la
residencia y corear consignas durante cuatro días. Bravo afirmó que él y
su familia fueron desalojados porque estaban realizando reuniones
religiosas en la residencia, incluyendo clases de estudio bíblico.

Un número de grupos religiosos, incluyendo a los Testigos de Jehová y la
Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, continuaron sus
largos años de espera por una decisión del Ministerio de Justicia sobre
las solicitudes en trámite para el reconocimiento oficial. Estos grupos
informaron que las autoridades les permiten llevar a cabo actividades
religiosas, celebrar reuniones, recibir a los visitantes extranjeros,
hacer pequeñas reformas a sus edificios y enviar a sus representantes en
el extranjero, pero sus miembros fueron expuestos a hostigamiento por
parte de la Seguridad del Estado, incluida la vigilancia generalizada de
sus movimientos, llamadastelefónicas, visitas y reuniones religiosas.

Algunos grupos religiosos, principalmente iglesias evangélicas
protestantes e independientes, informaron que las autoridades del
gobierno hostigaron y multaron feligreses poir reunirse para rezar. El
12 de noviembre, la televisión nacional realizó un programa que calificó
de “organizaciones subversivas” a las iglesias evangélicas. Panelistas
del programa afirmaron que las iglesias evangélicas apelaron a los
jóvenes y las familias, fueron conducidos por los pastores dinámicos y
tuvieron éxito en la atracción de nuevos miembros. El programa llegó a
la conclusión de que las iglesias evangélicas son “parte de un gran plan
por el gobierno de Estados Unidos para socavar la autoridad del gobierno
cubano”.

Otros grupos evangélicos informaron que los pastores fueron a veces
arrestados o detenidos por tratar de predicar en público. El 1 de junio,
la policía detuvo por seis horas a ocho líderes de iglesias de Pastores
por el Cambio (Pastores por el Cambio), asociación de iglesias
evangélicas independientes, después de hacer proselitismo en un mercado
agrícola al aire libre en la zona de Bayamo, provincia de Granma. Los
oficiales de policía dijeron a los líderes de la iglesia que si sus
miembros continuaban evangelizando en público, serían nuevamente
encarcelados. Funcionarios de la iglesia dijeron que hasta junio fueron
capaces de predicar regularmente en el mercado sin ningún incidente.
Tras las detenciones junio, los miembros de Pastores por el Cambio
continuaron su proselitismo en público cada fin de semana. Los agentes
de policía los detuvieron de forma intermitente durante varias horas y
les impusieron multas.

La OAR raramente concede autorización a grupos religiosos para construir
nuevas edificaciones o adquirir propiedades. Los líderes religiosos
señalaron, sin embargo, que la entidad otorga con frecuencia permiso
para reparar o restaurar los edificios existentes, permitiendo una
expansión significativa de algunas estructuras y, en algunos casos,
facilitando esencialmente la reconstrucción de edificios sobre los
cimientos antiguos inmuebles. Los grupos religiosos informaron de un
aumento de la capacidad para obtener este permiso de reparación durante
el año, a pesar de que la obtención de permisos para la compra o
construcción de nuevos edificios permanecieron difícil.

En respuesta a las fuertes restricciones a la construcción de nuevos
edificios, muchos grupos religiosos utilizan viviendas particulares,
conocidas como “iglesias en casa”, para sus servicios. Las estimaciones
del número total de iglesias en las casas variaban significativamente,
desde menos de 2,000 a un máximo de 10,000. La OAR permite el uso de las
viviendas para este propósito, pero requiere que los grupos reconocidos
busquen la aprobación para cada ubicación propuesta a través de un
proceso de registro independiente. Los grupos religiosos indicaron que
mientras las autoridades aprobaron muchas aplicaciones en un plazo de
dos a tres años desde la fecha de solicitud, otras solicitudes no
recibieron respuesta o fueron rechazadas. Algunos grupos religiosos sólo
fueron capaces de registrar un pequeño porcentaje de las iglesias en las
casas. En la práctica, las iglesias en casas que no se registraron
pudieron funcionar con poca o ninguna interferencia por parte del gobierno.

La OAR siguió exigiendo de una licencia para la importación de
literatura religiosa y otros materiales. El gobierno tiene casi todos
los equipos y materiales de impresión y los materiales impresos
fuertemente regulados, incluyendo la literatura religiosa. La Iglesia
Católica y otros grupos religiosos fueron capaces de imprimir periódicos
y otra información, y operar sus propios sitios digitales con poco o
ningún tipo de censura formal. La Iglesia Católica continuó publicando
revistas que a veces criticaban las políticas sociales y económicas
oficiales y de nuevo fue capaz de emitir mensajes de Navidad y Semana
Santa en las estaciones de radio estatales. La OAR siguió autorizando el
Consejo de Iglesias de Cuba, organización sombrilla de la comunidad
protestante, a celebrar una emisión mensual de radio con 20 minutos de
duración.

Aunque el gobierno amplió el acceso a internet de forma gradual durante
el año, los líderes religiosos informaron que el limitado acceso a
correos electrónicos e Internet redujeron su oportunidad de conectarse
con colegas y homólogos, tanto en el extranjero como dentro de Cuba.

Con la excepción de dos seminarios católicos y varios centros de
formación interreligiosas, el gobierno no permitió que los grupos
religiosos establecieran escuelas acreditadas. Algunos grupos religiosos
operan programas para después de clases, retiros de fin de semana, y
talleres para estudiantes de primaria y secundaria, así como programas
de educación superior. La Iglesia Católica abrió cursos que conceden
título de licenciatura y maestría, y varias comunidades protestantes
ofrecen, a través de la educación a distancia, una licenciatura o
maestría en Teología y temas relacionados. Aunque no son permitidos o
acreditados por el gobierno específicamente, estos programas funcionan
sin interferencias.

Líderes de losTestigos de Jehová exhortaron a miembros de su
congregación a evitar la formación universitaria en Cuba, pues la
búsqueda de los requisitos para la admisión a la universidad y el
programa de estudios son incompatibles con las creencias del grupo, que
prohíbe la participación política. Los Testigos de Jehová también
declararon que encontraron incompatible la expectativa de que los
estudiantes participen en actividades políticas en apoyo del gobierno, y
el requisito de que estén disponibles para la asignación de deberes del
gobierno durante tres años después de la graduación. Por rechazar las
instituciones universitarias y las correspondientes actividades
políticas, los Testigos de Jehová no son elegibles para carreras
profesionales; Por lo tanto, su participación en la fuerza de trabajo se
limita a oficios técnicos y labores manuales.

Los grupos religiosos siguieron informando de su capacidad para
participar en programas de servicio comunitario, incluyendo la
prestación de asistencia a los ancianos, tutoría después de la escuela
para los niños, agua potable y clínicas de salud. Operaciones
internacionales de caridad basadas en la fe como Cáritas y Salvation
Army mantienen oficinas en La Habana. Los grupos religiosos siguieron
prestando asistencia humanitaria a familias afectadas por el huracán
Sandy, que azotó el este de Cuba en el 2012. Algunas organizaciones, sin
embargo, informaron que no se les permitió la distribución de ayuda
directa a las familias necesitadas, por lo que se vieron obligadas a
sortear a los funcionarios públicos para su distribución.

La mayoría de los líderes religiosos informaron que ejercían la
autocensura en lo que predicaban y discutían durante los servicios.
Muchos temían que la crítica directa o indirecta al gobierno podría dar
lugar a represalias oficiales, tales como la denegación de permisos de
la OAR u otras medidas que podrían limitar el crecimiento de sus grupos
religiosos.

A pesar de la obligación legal para el servicio militar, el gobierno
siguió una práctica no oficial de permitir un período de servicio
público civil para sustituir el servicio militar a quienes se oponen por
motivos religiosos. Los líderes de los Testigos de Jehová y los
Adventistas del Séptimo Día declararon que a sus miembros generalmente
se les permitió participar en el servicio social en lugar del servicio
militar.

Tanto la Iglesia Católica y el Consejo de Iglesias de Cuba informaron
que fueron capaces de llevar a cabo los servicios religiosos en las
cárceles y centros de detención en la mayoría de las provincias. Hubo
informes, sin embargo, de que las autoridades penitenciarias no
informaron a los presos de su derecho a la asistencia religiosa,
demoraron meses antes de responder a las solicitudes, y las visitas
fueron limitadas a un máximo de dos o tres veces por año.

Mejoras y avances en el respeto por la libertad religiosa

El 14 de enero, el gobierno redujo las restricciones sobre la migración
y los viajes temporales al extranjero para los ciudadanos cubanos,
mediante la eliminación de los permisos de salida previamente
requeridos. Los grupos religiosos informaron que este cambio permitió a
sus líderes viajar con más libertad y lograr vías de intercambio entre
comunidades de fe locales y el resto del mundo. La mayoría de los grupos
religiosos también informaron de una mejoría continua en su capacidad
para atraer a nuevos miembros, sin la interferencia del gobierno, una
mayor reducción de la intromisión del gobierno en la realización de sus
servicios, y el adicional incremento en sus capacidades para importar
material religioso, recibir donaciones desde el extranjero, traer
trabajadores y visitantes extranjeros a los servicios, restaurar las
casas de culto y llevar a cabo actividades educativas. Las
organizaciones religiosas también indicaron que el gobierno devolvió
varias propiedades de la iglesia que habían sido confiscadas por el
Estado en 1961.

Sección III. Situación de respeto de la sociedad hacia la libertad religiosa

No hubo informes de abusos o discriminación sociales basados ??en la
afiliación religiosa, creencias o prácticas.

Sección IV. Política del gobierno de EEUU

Los funcionarios de la USINT, entre ellos el jefe de la misión, se
reunieron periódicamente con representantes de grupos religiosos. La
tolerancia religiosa en una sociedad comunista y la libertad religiosa
son temas frecuentes de discusión. Representantes de la USINT
supervisaron las actividades religiosas y proporcionaron recursos para
apoyar el trabajo de algunas organizaciones basadas en la fe, con el
propósito de ayudar a sus comunidades. En declaraciones públicas, el
Departamento de Estado exhortó regularmente al gobierno a respetar las
libertades fundamentales de sus ciudadanos, incluida la libertad de
religión, y llamó la atención a las preocupaciones de que miembros
pacíficos de la oposición política fueran impedidos de asistir a los
servicios religiosos.

Los funcionarios de la USINT se reunieron con frecuencia con los
ciudadanos estadounidenses de visita en el país como parte de los
intercambios basados ??en la fe y los programas de ayuda humanitaria.
Representantes de grupos de fe, provenientes de Estados Unidos, se
involucraron directamente con instituciones religiosas cubanas y
promovieron la tolerancia religiosa a través de sus actividades y su
presencia en las comunidades cubanas. El gobierno de Estados Unidos
alentó a estos programas.

Traducción: CaféFuerte

Source: EEUU reconoce avances en libertad religiosa de los cubanos |
Café Fuerte –
http://cafefuerte.com/cuba/16404-eeuu-reconoce-avances-en-libertad-religiosa-de-los-cubanos/

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2014
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives
  • An error has occurred, which probably means the feed is down. Try again later.