Ladies in White

El Radio Martí de los oyentes cubanos
Rafael Saumell escuchó la emisora en la prisión en que lo tenían
recluído por motivos políticos. Leticia Ramos deja la radio prendida
cuando sale de casa y Guillermo del Sol. Hoy presentamos la Radio Martí
que cada uno se ha buscado pegados al dial.
Luis Felipe Rojas/ Martinoticias.com
mayo 20, 2014

El primer pretexto del gobierno cubano fue decir que el nombre ofendía
el orgullo nacional, y por inferencia la llamaron ‘radio anticubana’,
como anticubano era cada uno de los que la escuchaban a escondidas. Era
el 20 de mayo de 1985, y la voz de Moisés López anunciaba: “Muy Buenos
días, escuchan la primera transmisión de Radio Martí, programa de
información de La Voz de los Estados Unidos de América”.

El escritor y profesor Rafael Saumell pasó varios años encerrado en los
fosos de la prisión La cabaña, en La Habana, del tiempo en que estuvo en
Guanajay recuerda que fue precisamente allí donde escuchó Radio Martí
(RM) por primera ocasión.

“Yo puedo decir que con orgullo y tremenda curiosidad –y con una suerte
enorme, precisa- gracias un compañero preso político en la cárcel de
Guanajay se inventó una radio de Galena, pude escuchar las primeras
emisiones de RM desde la cárcel y para mí eso siempre significó lo que
yo siempre he dicho: “No hay proja que taje una nube de ideas”, que es
un frase de José Martí”, afirmó Saumell.

El hoy profesor de literatura y residente en el estado de Texas,
concluye: “Por primera vez tuvimos una voz los que no teníamos voz en Cuba”.

La Ley de Transmisiones a Cuba que permitió la creación RM fue aprobada
el 4 de octubre de 1983; el hoy fallecido ex presidente Ronald Reagan
comentó que la puesta en marcha de la radioemisora cubana respondía al
propósito de acabar con el monopolio castrista sobre la información que
se proveía a los cubanos residents en la isla. El cubano Jorge Más
Canosa fue el principal impulsor de un sueño que hoy cumple 29 años.

Una radio que va a la calle

En los últimos diez años las antenas de inetrferencia que el régimen ha
puesto sobre las unidades policiales y las sedes de los comités
militares hacen insoportable la audición de la emisora, sin embargo los
cuabanos se las arreglan para escucharla.

Daniel Téllez dice que él le puso “un cable que baja de la antenna de mi
radio, es simple, y con eso escucho los deportes, las noticias y hasta
programas de mujeres que pone Radio Martí. Yo no tengo problemas con la
interferencia, aunque en el centro de las ciudades se oye con un poco de
ruido”, asegura el pinareño.
La dama de blanco y activista de derechos humanos Leticia Ramos
Herrería, residente en Cárdenas, Matanzas, hace lo contrario del común
de los oyentes: “A principios de los años ‘90 fue muy difícil oir la
emisora porque había vecinos, chivatos, muy pendientes de cualquier
estación de afuera y te calculaban como contrarrevolucionario, pero eso
ha cambiado, ahora la escuhamos a todo volumen, y es costumbre que
cuando nos vamos y cerramos la casa, la dejamos encendida, para que la
oiga todo el que pase”, concluye.

El caso de Eliécer Palma es curioso, había regresado de combatir en el
Africa y junto a su hermano tenían una entonces flamante radio casetera
Sony: “lo que me contaba mi hermano era que un general, llamado Rafael
del Pino se había ido del país y estaba hablando por Radio Martí, se
escuchaba mucho y la gente comentaba sobre eso. El ataque del gobierno
era que RM decía mentiras, sin embargo metió un ataque, con antenas
digitalizadas que son militares, para que nadie escuche. Y si es
mentira, por qué no dejan que la gente la escuche?”, finaliza Palma.

Un servicio social
Junto al miedo a que los sorprendieran escuchando RM, por
“contrarrevolucionaria”, se sumaba el hecho de que la gente no quería
que su voz se escuchara ahí, debido al estigma que significa, traducido
en la represión policial.

Guillermo del Sol considera que esa ecuación se ha revertido
considerablemente, tanto que sus propios vecinos se ofrecen a
testimoniarle las denuncias y “se alegran cuando sienten que su voz,
aunque no lo hizo propiamente, sale por RM y se escucha en toda Cuba”,
comenta el periodista independiente residente en Santa Clara.

Para muchos poner una denuncia en RM les funciona como un boomerang.
Cuando la escuchan los funcionarios, a veces se apuran solucionar los
problemas sociales, dice este reportero porscrito. Del Sol relata que en
el año 2009 hizo una insvetigación sobre un dique de agua que había
reventado, las inudaciones afectaron a muchos ciudadanos y “allí se
escucharon por RM voces propias de los vecinos, que quisieron ellos
mismos testimoniar lo que les pasaba”, indica.

Recientemmente Del Sol publicó un artículo sobre la labor de los
sepultureros en su ciudad. Él considera que son menospreciados por la
gente y que ese trabajo es tenido como algo temible. Días después en el
diario oficial Granma apareció uno similar, pero desde la ciudad de
Matanzas. Guillermo Del Sol cree que desde altas instancias de gobierno
siguen los pasos de la prensa independiente y lo que sale en RM.

“Es importante para la gente”, asegura Del Sol, y finaliza: “ellos ven
que su noticia no se quedó en el aire y que salió por Radio Martí”.

Source: El Radio Martí de los oyentes cubanos –
http://www.martinoticias.com/content/cuba-radio-mart%c3%ad-de-los-oyentes-cubanos/35293.html

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
May 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives