Ladies in White

Mi hijo es un ; actuó por razones de conciencia

Miércoles, Abril 17, 2013 | Por Lilianne Ruíz

LA HABANA, Cuba, abril de 2013, Lilianne Ruíz/www.cubanet.org.- Los

medios masivos de comunicación en Cuba no cesan de repetir la campaña

para retornar a la Isla a cinco agentes del Ministerio del Interior,

presos en los , por el delito de espionaje al servicio del

gobierno cubano.

En la otra cara de la moneda, la ausencia de medios independientes y de

recursos financieros para lanzar una campaña internacional, desde la

Sociedad Civil cubana, impide que el público pueda conocer la causa del

prisionero político Ernesto Borges Pérez, ex analista de la Dirección

General de la Seguridad del Estado, que desde hace 15 años permanece

recluido en el sistema de cárceles cubanas, por el supuesto delito de

"espionaje".

Actualmente se encuentra en la prisión Combinado del Este.

Ernesto fue sentenciado el 14 de enero de 1999, a 30 años de privación

de , después de que le fuera conmutada, por un Tribunal Militar,

la pena de muerte por fusilamiento. Según la jurisprudencia cubana, como

en la jurisprudencia de la ex Unión Soviética, todo delito que se

produce contra la seguridad del Estado socialista, aunque no llegue a

consumarse, se considera un hecho consumado.

Raúl Borges Álvarez (padre de Ernesto Borges Pérez), relata que todo

comenzó cuando su hijo, después de haber sido expediente de oro en la

de la KGB en la ex URSS, y de tener vínculos con altos oficiales

de la inteligencia soviética, entendió en plena Perestroika que los dos

sistemas, el soviético y el cubano, eran similares, y que ambos

constituían una sofisticada forma de opresión. Según consta en una

grabación con las palabras de Borges Pérez desde un teléfono de la

prisión: "La constatación directa de que la única prioridad en Cuba es

perpetuar la dictadura, sin importar la pobreza moral, espiritual y

económica" de la población, fue el detonante para la acción que llevó a

cabo, y le costó su libertad.

De regreso a Cuba, Borges Pérez fue ubicado en la Dirección General de

la Contrainteligencia cubana, y posteriormente ascendido a primer

analista de la Dirección General de la Seguridad del Estado; en ese

mismo departamento alcanzó el grado de capitán. "Ernesto estuvo

recopilando información – continua explicando Borges padre- porque el

departamento donde él estaba, era el encargado de preparar agentes desde

su fase inicial, desde el "agente carnada", como se les llama a las

personas que por sus antecedentes ofrecen cierta confianza a los

servicios especiales extranjeros. En su condición de oficial de primera

sección de juego operativo, escogía personas dentro de las estructuras

del Estado, y las reclutaba; para realizar acciones que pudieran ser

vistas y resultaran tentadoras para los servicios de inteligencia

extranjeros, y lograr que ellos a su vez los reclutaran. Cuando eso se

concretaba, empezaba el juego porque en realidad eran dobles agentes".

"Consiguió preparar 26 expedientes y fue detenido y encausado tras el

fallido intento de hacerlos llegar a un diplomático norteamericano

radicado en La Habana", narra su progenitor.

Borges Pérez fue detenido el 17 de julio de 1998, dos meses antes de que

el FBI y la fiscalía norteamericana desarticularan la llamada Red

Avispa, el 12 de septiembre de 1998. Padre e hijo están convencidos de

que semejante hecho le evitó a Borges Pérez el fusilamiento. Porque

desde el principio le había sido anunciada la pena de muerte. El cargo

imputado por la seguridad del Estado era el de espionaje en grado de

tentativa. En las galeras del órgano de instrucción Villa Marista,

equivalente a Lubianka en la URSS, fue sometido a duros interrogatorios.

Durante los 6 meses que permaneció allí, Ernesto no pudo conciliar el

sueño porque constantemente le estaban tocando a la puerta para despertarlo.

La alteración del sueño está considerada como tortura blanca. También

relata Borges padre que, "terminado el proceso de sanción, exactamente a

la semana, se le producen a Ernesto dolores muy fuerte en el pecho, y es

llevado a la sala de la Seguridad del Estado en el Finlay".

"Lo mantuvieron en ese lugar durante 6 meses, sin realizarle ninguna

clase de chequeo médico. Pero continuaron interrogándolo mediante

métodos por inducción, aplicándole -según relata Borges padre-, drogas

desestabilizadoras del sistema nervioso central. Llegó el momento en que

a Ernesto lo esposaron a la cama, porque había perdido el control, de

tanta droga que le habían puesto".

En todos estos años, Borges Pérez ha sido amenazado de muerte, confinado

en celdas de aislamiento por más tiempo de lo que un ser humano promedio

hubiera conseguido franquear sin perder la razón. Por otro lado, ninguno

de estos tratos crueles, inhumanos y degradantes ha conseguido

amedrentar al ex capitán de inteligencia, que ha perseverado en su

denuncia de las zonas oscuras del régimen; e incluso alertó sobre la

posibilidad de que Laura Pollán Toledo – extinta líder del Movimiento

Damas de Blanco-, fuera asesinada:

-Si Laura Pollán muere, yo les aseguro a ustedes, con toda la

responsabilidad que eso encierra, que es el resultado final de un

asesinato político-, expresó Borges Pérez en una grabación clandestina

desde la prisión en el año 2011, antes de la muerte de Pollán, acaecida

en el mes de octubre de ese año.

-La información que vamos a obtener (sobre el estado de salud de Laura)

es muy relativa, porque el IPK es experto en el manejo de enfermedades

traídas por las tropas cubanas de África, enfermedades desconocidas para

nosotros. Si ella muere, tengo la convicción de que ha sido inoculada

biológicamente, y llevada a un proceso gradual de destrucción-, dijo

desde la cárcel.

El padre del prisionero también afirmó:

"Ernesto es un disidente en su máxima expresión, porque abandonó las

filas de un ejército, e intentó contrarrestar las intenciones de un

gobierno dictatorial históricamente decidido a extender fuera de sus

fronteras la hegemonía comunista. Mi hijo actuó exclusivamente por

razones de conciencia".

"Mi hijo Ernesto ya ha cumplido casi 15 años de prisión. Hace casi un

año se presentó para la valoración a fin de obtener un cambio de régimen

que daría paso, en corto tiempo, a la libertad condicional. Pero el

gobierno no ha dado respuesta y mi hijo permanece en la cárcel en un

limbo legal. Que la sentencia debería ser cumplida en su tercera parte y

luego acogerse al régimen de mínimo rigor, y conseguir en breve la

libertad condicional, fue lo estipulado por el Tribunal Militar que lo

juzgó, por una causa militar, habiendo sido él un militar de carrera".

Borges Álvarez subraya:

"El gobierno de Raúl Castro ha conseguido prácticamente omitir la

existencia de Ernesto ante la opinión pública nacional y extranjera;

mientras, ha elaborado una incoherente justificación ideológica y una

interpretación histórica arbitraria como pretexto para conseguir que

personas foráneas que conocen de manera superficial la realidad de los

cubanos, apoyen una campaña para exigir al Obama la libertad

de cinco agentes de la Seguridad del Estado cubana, en territorio

norteamericano."

El pasado 9 de abril, Borges Pérez fue llevado por la Seguridad del

Estado a visitar a su madre, cuatro horas de visita sorpresiva, después

de 15 años. Ese gesto de aparente generosidad gubernamental coincidió

con la visita de la prensa extranjera a la cárcel del Combinado del Este.

Aparentemente, Borges Pérez debería esperar una concesión de libertad

que emane personalmente del Jefe de Estado, y de la alta nomenclatura,

lo que certifica que desde 1959 Cuba ha sido un país gobernado por

hombres, no por leyes.

Cubanet

http://www.cubanet.org/noticias/%e2%80%9cmi-hijo-es-un-disidente-actuo-por-razones-de-conciencia%e2%80%9d-2/

Tags: , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives