Ladies in White

CUBA | Entrevista a Rosa María Payá

'Las reformas de Raúl Castro son un fraude'

Isabel Munera | Madrid

Actualizado miércoles 10/04/2013 01:25 horas

Mira fijamente a los ojos y habla con la seguridad de quien cree

firmemente en lo que dice. Hace más de un año, Rosa María Payá perdió a

su padre, y los miembros del Movimiento Cristiano de Liberación, al

hombre que les había devuelto la esperanza. Ahora, tras una gira por

varios países europeos, la hija del conocido cubano Oswaldo

Payá regresa a la isla convencida de que la lucha que abanderó su

progenitor sigue más viva que nunca y cuenta con un amplio apoyo tanto

en el interior de Cuba como fuera de sus fronteras.

Pregunta.– ¿Se marcha satisfecha?

Respuesta.– Lo hago con esperanza. Vine con dos objetivos principales.

El primero que se promoviera una investigación internacional que

aclarara lo ocurrido con mi padre y con Harold [Cepero], [fallecidos,

según la versión del régimen, en un de coche el pasado mes de

julio]. Y, en segundo lugar, para buscar apoyos concretos a las

iniciativas que se han puesto en marcha dentro de Cuba para lograr los

derechos que aún no tenemos y promover una transición democrática.

'Una investigación independiente sobre la muerte de mi padre podría

servir para parar la impunidad'

P.– ¿No cree que el régimen está dando pequeños pasos en este sentido

con sus reformas?

R.– No, las reformas de Raúl Castro son un 'cambio fraude'. No se trata

de un cambio real, es una imagen falsa de apertura que ha querido vender

el Gobierno, y mientras los cubanos siguen viviendo en la pobreza y sin

derechos. Además, la represión lejos de disminuir ha aumentado en los

últimos años. Mi familia continúa siendo amenazada de muerte por parte

de la seguridad del Estado, y nuestros miembros han sido golpeados y

detenidos, así como otras personas de la oposición, las ,

periodistas independientes, etc.

P.– ¿Ha obtenido el apoyo esperado?

R.– He podido intervenir en el Consejo de de Naciones

Unidas y en un pleno con la alta comisionada de Derechos Humanos de la

ONU. Además, he participado en una reunión del Grupo Popular Europeo

donde me he sentido muy apoyada y he tenido encuentros con eurodiputados

de otros partidos como el de los liberales, UPyD o los conservadores

británicos. Hemos comenzado a ver efectividad en nuestro llamamiento que

ya no se queda en meras palabras.

P.– ¿Y por parte del Gobierno español también ha sentido el mismo apoyo?

R.– Mi entrevista con el señor [José Manuel García] Margallo [ministro

de Exteriores] y su promesa de no interferir en nuestros esfuerzos para

que se lleve a cabo esta investigación internacional también es un paso

para nosotros.

P.– Pero no lo considera una respuesta muy tibia cuando el Partido

Popular siempre se ha mostrado muy crítico con el régimen castrista.

R.– Miembros del PP muy influyentes como José María Azar o Esperanza

Aguirre se han mostrado muy comprometidas y activas con nuestra petición

de una investigación internacional. Por parte del Gobierno español, me

limito a los hechos, prefiero no hacer valoraciones. El ministro me dijo

que los compromisos adquiridos con Cuba para traer de vuelta a Ángel

[Carromero] son los meramente jurídicos del pacto internacional que

tiene España con Cuba.

P.–¿Ha podido hablar con Ángel Carromero? ¿Qué le ha contado?

R.– Cuando me senté a hablar con Ángel, lo único que hice fue confirmar

información que ya sabía: que el coche en el que viajaban fue embestido

por otro auto y sacado de la carretera. Ángel está en Madrid pero

continúa siendo tratado como culpable. Nosotros sabemos que es inocente

y le agradecemos sus declaraciones sobre la realidad de los hechos.

Sabemos que en Cuba no pudo decirlo porque estaba en mano de la

seguridad del Estado y sometido a condiciones de tortura.

P.– ¿Le ha comentado si estaría dispuesto a contar esta versión a una

comisión internacional de investigación independiente?

R.– Sí, me ha dicho que lo haría.

P.– ¿Sabiendo lo que ha ocurrido con su padre, no tiene miedo ahora de

volver a Cuba?

R.– Tengo miedo de las represalias que puedan tener conmigo pero también

lo que puedan hacer con mi familia. Han demostrado que no se conforman

con las amenazas. Mi padre y Harold eran demasiado incómodos y estaban

desmontando el cambio-fraude con opciones factibles. También estoy

preocupada por lo que pueda ocurrir con los miembros del movimiento y

con otros opositores, los periodistas independientes, las Damas de

Blanco, etc. Aunque confío en que esta investigación internacional sirva

también para parar la impunidad con la que el Gobierno cubano se está

moviendo.

P.– ¿Qué pasos va a dar a partir de ahora el Movimiento Cristiano de

Liberación?

R.– Impulsamos una solución pacífica, legal, en la que el mismo Gobierno

cabe, para que se dé una transición democrática en Cuba y se reconozcan

derechos como el de expresión, asociación. No estamos hablando de

soluciones partidistas, la propuesta es apoyada por la mayor parte de la

oposición. Reclamamos derechos para todos y un diálogo en el que entre

todos podamos decidir el futuro que queremos. Pretendemos que la

comunidad internacional apoye esos pasos que ya se están dando dentro de

Cuba. Pese al miedo y a quedar marcados, más de 25.000 cubanos han

respaldado con su firma una petición de referéndum que permita reformar

las leyes para obtener de expresión, de asociación, la

liberación de los prisioneros políticos, elecciones libres… Sólo

cuando ese referéndum se realice, podremos decir que en Cuba ha

comenzado una apertura.

http://www.elmundo.es/america/2013/04/09/cuba/1365518899.html

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives