Ladies in White

Publicado el miércoles, 07.21.10
Realidad: una verdad dubitativa
By NICOLAS PEREZ DIAZ-ARGüELLES

Cumplirá Raúl Castro con las promesas hechas al canciller español Miguel
Angel Moratinos y a la Iglesia Católica, sobre la liberación de todos
los presos políticos cubanos? Desconfío de cualquier promesa que haga el
actual régimen y me sobran razones para ello, pero creo que más que
tratar de ser profetas, nos convendría decidir cuál sería la próxima
estrategia que debemos seguir para colocar de nuevo al castrismo contra
las cuerdas.

Este exilio ha recibido numerosas derrotas frente al enemigo por la
conquista de la opinión pública. Hay una teoría bastante extendida, de
que hemos perdido muchas batallas a causa del odio del mundo a EEUU, que
ha sido nuestro más cercano y único aliado. Esta es una verdad, pero a
medias. Existe una razón más sólida: los miembros de este exilio hemos
sufrido un cúmulo tal de horrores de manos del castrismo que pensamos
que el mundo debe entender lo que entendemos y sangrar por las heridas
que sangramos.

En teoría debía ser así si el mundo fuera justo y solidario.
Desgraciadamente no lo es, el ser humano es profundamente egoísta. A
nosotros las dictaduras militares de Brasil, Argentina y Uruguay no nos
hicieron perder el sueño, porque vivíamos en dimensiones diferentes, y
porque la realidad es una verdad dubitativa rodeada de percepciones. Fue
por eso que cuando Elián González observábamos a un niño al que le
negaban el derecho a la , al que iban a convertir en un trofeo
de la guerra de ideas y en un loro adoctrinado, cosas todas ciertas,
pero el mundo sólo percibió a un niño separado de su padre por una
comunidad de exiliados fanáticos.

Otro ejemplo bien gráfico de la diferencia de percepciones entre
nosotros y el mundo es el norteamericano a la isla. En la última
votación en la ONU 184 países votaron a favor de levantarlo, mientras
que estuvieron en contra , Israel, Palau, Islas Marshall y
el exilio de Miami. Ellos piensan que es injusto que una gran potencia
pretenda imponer sus ideas a un pequeño país estrangulándolo
económicamente, mientras que el exilio piensa que el único embargo es el
que mantiene Castro contra su pueblo y que ahogar a una tiranía con
sanciones económicas, si eso puede traer el fin del sistema, es
perfectamente válido. Desgraciadamente, la opinión pública internacional
los apoya a ellos.

Lo anterior nos lleva de la mano a meditar por qué en el último
enfrentamiento ganó Cuba y perdieron los castristas. Muy sencillo, ellos
rompieron límites. Lanzaron a la cárcel a 75 inocentes con acusaciones
absurdas y condenas extravagantes, los reprimieron brutalmente al punto
que los obligaron a iniciar huelgas de hambre como las de Orlando
y Guillermo Fariñas, reprimieron brutalmente a las esposas e hijos de
estos prisioneros, las , que pedían pacíficamente
libertad para sus familiares, llamaron mercenarios de Estados Unidos a
hombres dispuestos a morir por sus ideas, y como ningún mercenario muere
por un ideal, y el mundo lo sabe, la barbarie endémica del sistema quedó
al descubierto.

Ahora se presenta una nueva oportunidad de exigir aperturas y reclamos.
Y debemos escogerlos cuidadosamente. Deben ser aquellos que todos
entiendan con claridad para que apoyen nuestras exigencias.

Más que pedir que los cubanos puedan salir de la isla, debemos exigir
que todos podamos entrar. Sin restricciones. Con cualquier pasaporte.
Sin permisos coercitivos. Sin condiciones previas. Cumpliendo con el
artículo 13, segundo acápite, de la Carta Universal de los Derechos
Humanos de la ONU, que enuncia que todo ciudadano tiene derecho a
regresar a su país de origen y condena cualquier tipo de . ¿Qué
la idea es inalcanzable? Puede ser, pero ahora díganme, ¿cuántos
expertos en Cuba habrían apostado hace 60 días a una liberación de
presos políticos masiva como la que ahora contemplamos? Muchos lo han
dicho, la política es el arte de lo posible.

Piensen durante un segundo que si el próximo fin de semana pudiéramos
regresar al terruño sin amenazas ni coacciones a practicar “
político'', y nos permitieran sentarnos en el Malecón, mientras opinamos
sobre la necesidad de libertad de prensa y la desgracia de la de
, y atardeciendo quizás reunirnos en una casa de La Habana
con un grupo de disidentes a hablar de Cuba, sin mítines de repudio
cercándonos, ¿no es cierto que la libertad de Cuba estaría tremendamente
cerca?

ambién sería excelente presionar al gobierno de la isla para que permita
el acceso total a , y solicitarle a Estados Unidos, como acaba
de hacer el Cuba Study Group, “explorar las versiones en internet
libres de control y de banda ancha limitada que puedan ser fácilmente
descargadas por cubanos, así como apoyar las aplicaciones de medios
sociales que son populares en Cuba y promover las redes inter mediadoras
y los rebotes anónimos en Twitter''. Esto no va a ser fácil, La Habana
rechaza violentamente esta posibilidad. Y a 180 grados de la pista de
este circo político el congresista Lincoln Díaz Balart, en franca
crítica a la propuesta anterior, declaró: “El llamado Cuba Study Group
no falla, debería cambiar su nombre a bussines is bussiness''. Una
lástima, porque contra dos extremismos que se tocan, es difícil
encontrar un espacio adecuado para la sensatez.

Nicop32000@yahoo.com

http://www.elnuevoherald.com/2010/07/21/v-fullstory/769217/nicolas-perez-diaz-arguelles-realidad.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2010
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives