Ladies in White

Publicado el domingo, 05.02.10
Tiempo real y juego de palabras
By RAUL RIVERO

Madrid — He leído en los últimos días, en algunos medios que no voy a
promover aquí, unas críticas veladas y otras descubiertas sobre el
empecinamiento de las en salir a reclamar –en las
calles crispadas y peligrosas de La Habana– la de sus
familiares encarcelados.

Esas quejas tienen, a veces, una cordialidad ambivalente concebida con
la idea de disimular lo que es una labor orientada para producir un
desplazamiento intencionado y parcial del origen de los episodios de
y hostigamiento que se organizan cada domingo en las
inmediaciones de la iglesia de Santa Rita, en la barriada de Miramar.
Sucesos diseñados por la policía y protagonizados por los habituales e
irascibles integrantes de las brigadas de respuesta rápida.

Y se trata del uso manipulador del idioma español para responsabilizar a
las víctimas con las escenas de fuerza, acosos brutales, golpizas y
ensañamiento que, enseguida y con un retrato al desnudo de la
intolerancia, salen a recorrer el mundo.

Empecinarse es obstinarse, aferrarse y encapricharse. Y esa palabrería
no se puede identificar con las intenciones de quienes se arriesgan,
entregan todos los días su , sus energías y el tiempo de sus vidas
para pedir, mediante oraciones y manifestaciones pacíficas, que sean
liberados los presos políticos. En castellano, en buen castellano, las
Damas de Blanco son mujeres tenaces porque esa definición tiene que ver
con la resistencia.

El delito, la arbitrariedad y el encono está en el gesto inicial del
régimen. En las condenas de la Primavera Negra del 2003 y en la obsesión
de mantener en los calabozos a más de medio centenar de activistas de
, periodistas y bibliotecarios.

Los empecinados son los que se empeñan en que esos hombres permanezcan
detrás de las rejas donde cumplen condenas de hasta 28 años de cárcel,
después de unos juicios preparados con apuro y torpeza por unos
maromeros provenientes de la carpa de un circo.

La obstinación y la intransigencia están en quienes, desde el poder y
con soberbia, tienen en peligro de muerte al político Ariel Sigler
Amaya, un líder de la oposición que ha dejado en las celdas de castigo
su juventud y vive, desde hace meses, desnutrido y sin mejoría, en una
silla de ruedas.

Así, la nómina de opositores y periodistas presos y enfermos ya es mayor
que la de los que tienen una salud estable dentro de las prisiones. En
esa lista está el comunicador Normando Hernández, ingresado en una sala
de penados de la Seguridad del Estado en un militar de la
provincia de Camagüey.

icardo González Alfonso, Adolfo Fernández Sainz, Pedro Argüelles Morán
(casi ciego en la prisión de Canaleta), Víctor Rolando Arroyo, Miguel
Galván Gutiérrez, José Luis García Paneque y Juan Carlos Herrera Acosta,
aparecen entre los 26 presos en peores condiciones de salud.

Los reclamos de las Damas de Blanco tienen una relación directa con el
tiempo real y con la supervivencia de sus familiares. No es juego, ni un
debate que se pueda solventar en los diccionarios. Ellas son mujeres
tenaces que luchan por la libertad y la vida. Lo demás es empecinamiento
y extravío.

http://www.elnuevoherald.com/2010/05/02/709688/raul-rivero-tiempo-real-y-juego.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
May 2010
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives