Ladies in White

La Revolución cubana se queda sin erre
Gina Montaner | Miami
Actualizado jueves 13/05/2010 08:52 horas

Cuando presentimos la muerte cercana del padre abusivo y omnipresente
temblamos en el momento de la orfandad definitiva. Será porque es el
aleteo de la que se aproxima. Ese destino inevitable y
sartriano que nos aboca a una verdad que produce vértigo: estamos
condenados a ser libres.

Ha transcurrido medio siglo desde que en Cuba se enquistó el régimen
castrista y tanto ha sido esta soledad que ahora, cuando el estertor es
una crónica anunciada, cuesta desentumecerse y reconocer el valor de los
gestos que son síntomas de que esta revolución se ha quedado sin el
falso resplandor de su erre sonora.

No lo digo yo, sino el cantante cubano Silvio Rodríguez, en vísperas de
un concierto en Carnegie Hall después de que le otorgaran la visa para
viajar a . O sea, el mismísimo símbolo de este gobierno de
difuntos y flores lo entierra a su manera (empleando tímidas metáforas),
porque, a fin de cuentas, fue el mejor letrista de su generación.
Silvio, ídolo de jóvenes en las Plazas de sociedades democráticas y en
su país acérrimo defensor, hasta ayer, de una tiranía.

Pero todo llega y en la hora del desmoronamiento confluye Silvio
Rodríguez, con la intención de cantar en Nueva York a favor de una
evolución que espante "El tiempo perdido, sin odio ni olvido", con la
convocatoria en Madrid de más de 60 intelectuales y artistas en defensa
de la democracia en Cuba; coinciden las palabras del talentoso trovador
con una iniciativa en París impulsada por su compatriota, la reconocida
escritora Zoé Valdés, en la que la alcaldía de la ciudad homenajeará a
las .

Tan abandonadas al desamparo, estas mujeres que cada domingo desfilan
por las calles de la Habana clamando por sus esposos presos y ni una
canción dedicada a ellas. Será el tiempo perdido al que alude Silvio.
Aunque en la encrucijada de la "decisión errónea" siempre hay cabida
para la "rectificación".

Dixit el cantante con la ilusión renovada de una gira en la casa de
Goliat. Y es que a estas alturas la tesis del tirachinas es un
anacronismo. Como si su discurso estuviera, al fin, a la altura de su
unicornio azul.

Son instantes cruciales y el contagio de la esperanza ha llegado hasta
firmantes inesperados de la Plataforma de Españoles por la Democracia de
Cuba.
Del radicalismo al compromiso de libertad

Desde Juan Echanove, situado en una izquierda radical, a Rosa Montero,
mano y corazón detrás de este esfuerzo, desde siempre hospitalaria y
buena con las víctimas de las dictaduras; no me sorprenden la presencia
de Mario Vargas Llosa y Jorge Semprún, porque hace mucho ambos
emprendieron el viaje desde el radicalismo al compromiso inquebrantable
con la libertad.

O del cineasta Fernando Trueba, de quien guardo el recuerdo de una grata
conversación en su acogedor estudio y su solidaridad con la disidencia
cubana. Y así hasta casi rozar la centena de personalidades capaces de
hacer un alto en las diferencias ideológicas para conjurar el fin de un
pueblo sitiado que ya no puede más.

En el de Ville en París están a punto de cubrir con túnicas
blancas las dos estatuas que presiden la alcaldía. Será que las damas de
bronce también auguran el principio del fin y desde su inmovilidad
comulgan con las mujeres impolutas que se abren paso entre las turbas de
repudio.
Los intelectuales de Madrid

Y en Madrid figuras prominentes precisan que el tiempo perdido ya
concluyó. En la isla, entretanto, Silvio Rodríguez (vivo con la culpa de
haber amado algunas de sus más bellas canciones) dice sin decirlo del
todo que sí, que la revolución como mejor está es sin erre, por aquello
de la evolución. El experimento fracasó y en el camino de lo que fue la
Habana amordazada se quedaron mudos los poetas.

En el momento decisivo del derrumbe que viene hay pasajes oscuros y
otros que se atraviesan a cielo raso y con la mirada despejada.
Pareciera que en este cruce se dan cita la voluntad y el deseo de unos y
otros. No siempre amigos. En muchas ocasiones adversarios. Bandos opuestos.

Victimarios contra víctimas. Es, por ello, un minuto clave para esa
reconciliación necesaria cuando llegue la clama que le sigue a la rabia
después de comprender que todo ha acabado. Sucederá cuando le cierren
los ojos a un hombre que confundieron con un padre que en verdad era
Saturno dispuesto a devorar a todas las criaturas de un país que era sus
predios. Sólo entonces la era parirá corazones.

http://www.elmundo.es/america/2010/05/13/cuba/1273719479.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
May 2010
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives