Ladies in White

CARTA PIDIENDO AYUDA PARA SALVAR A MI ESPOSO, NELSON AGUIAR RAMÍREZ
2008-07-08.
Dolia Leal Francisco, Co-Fundadora de las

La Habana, 3 de julio de 2008

A: Su Santidad, el Papa Benedicto XVI
Presidentes y Jefes de Gobiernos Democráticos
Secretario General de las Naciones Unidas
Organizaciones e Instituciones de Derechos Humanos
Cruz Roja Internacional
Opinión Pública Nacional e Internacional

Yo, Dolia Leal Francisco, co-fundadora de las Damas de Blanco, esposa de
Nelson Aguiar Ramírez, de 63 años de edad, de conciencia del Grupo
de desde marzo de 2003, hago un llamado urgente para salvar la
vida de mi esposo, que corre grave peligro.

Ayer visité a Nelson, y me informó que desde el día primero del presente
lo habían sacado inesperadamente del pequeño de la prisión
Combinado del Este, en la ciudad de La Habana, para un destacamento en
el que hay 184 presos comunes. En el destacamento lo encerraron en una
celda pequeña y muy húmeda, con grandes filtraciones en las paredes, al
extremo de que el piso permanece inundado de . Como podrán
imaginarse, esto exacerba el asma de mi esposo.

Dicha celda es una especie de cajón cerrado, sin más ventilación que la
poca que entra por la puerta (reja). Carece de taza sanitaria; sólo hay
un hueco en el piso (turco), en el que Nelson tiene que hacer sus
necesidades fisiológicas, y como no puede agacharse en el piso, tiene
que hacerlo en un cajón de madera. En una palabra: las condiciones son
horrible. A Nelson Aguiar Ramírez lo han enterrado vivo; todo indica que
quieren eliminarlo.

Mi citado esposo llevaba más de tres años ingresado en el hospital por
la gravísima situación de que presenta: ha sido operado dos veces
de una hernia epigástrica, y desgraciadamente ha salido muy mal de esas
intervenciones quirúrgicas, ya que, por tener muy debilitados los
tejidos, no se le pudo cerrar una porción interna, la que sólo está
protegida por una pequeña malla; según los cirujanos carcelarios, sus
tejidos están tan deteriorados que no admite una tercera operación. Como
consecuencia, Nelson está invalidado de por vida para levantar pesos,
doblar el torso, agacharse, etc.

Nelson se pasó toda la visita (dos horas) con congestión en el pecho y
con dificultad para respirar; tosía fuertemente y usaba todo el tiempo
el atomizador para el asma. Al toser, se apretaba la región del abdomen
en la que tiene el hueco interno, pues teme que vuelvan a salírsele las
vísceras, como ocurrió una vez. Pese a tomar esa precaución, tiene
constante dolor en la zona del mencionado hueco.

Además de esta gravísima situación de salud, en su historia clínica se
encuentran reflejadas —entre otras— las patologías siguientes:
• Artrosis degenerativa avanzada
• Hernia discal L3-L4 y L4-L5
• Hipertensión arterial crónica
• Insuficiencia venosa profunda
• Hiperplasia prostática Grado I con calcificación
• Esteatosis hepática.

Debido a la artrosis pierde frecuentemente la estabilidad, sufre
vértigos; producto de ello se fracturó el brazo izquierdo y se dislocó
el hombro. Padece fortísimos dolores por las hernias discales y en
ocasiones queda incapacitado para moverse, por lo que teme quedar
paralítico. (Esto es a causa de los 18 meses que pasó aislado en celdas
de castigo muy pequeñas y húmedas sin apenas poder caminar ni tomar el sol.)

No entiendo por qué tanto horror, tanto castigo, tanto ensañamiento con
Nelson, que es un hombre indefenso y tan enfermo; tal parece que se
trata de una represalia por mi actitud contestataria, ya que el 21 de
abril pasado participé en el acto de protesta escenificado por diez
damas de blanco en la Plaza de la Revolución para pedir la liberación de
todos los presos políticos.

Debo decir que, tras la segunda operación, la Comisión Médica determinó
que Nelson no estaba apto para el régimen penitenciario. La Policía
Política, que controla el caso de mi esposo, ha hecho caso omiso de ese
dictamen y ha secuestrado su historia clínica. Mantener a Nelson Aguiar
Ramírez en prisión es matarlo lentamente, un poco cada día; en prisión
ya no hay salvación para él.

Es por todo esto que les pido a ustedes que me ayuden a salvar la vida
de mi esposo, pidiéndole al gobierno cubano que le otorgue a Nelson la
licencia extrapenal.

Respetuosamente,

Dolia Leal Francisco

Dama de Blanco
Premio Sajarov 2005 del Parlamento Europeo

Calle 28, No. 157, Apto. 15, entre 17 y 19,
Vedado, municipio de Plaza, Ciudad Habana, Cuba.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=16074

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
July 2008
M T W T F S S
« Jun   Aug »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives