Ladies in White

DISIDENCIA
Siempre la mujer cubana
Roberto Santana Rodríguez

LA HABANA, Cuba – Abril (www.cubanet.org) – La mujer cubana ha jugado,
juega y jugará un papel muy importante como protagonista, junto al
hombre, en nuestra historia patria.

En las luchas independentistas del siglo XIX contribuyó aportando
soldados salidos de su fértil vientre a la contienda, llevando mensajes
ocultos en sus peinados; dentro de las mariposas, flor que por esta
razón se convirtió en nacional; en las campañas de recaudación de fondos
para comprar armas y otros recursos necesarios para la guerra; curando
heridos, en los campamentos mambises; entre otras muchas acciones, en
pos de lograr la de Cuba.

En esta época sobresalieron los nombres de Mariana Grajales, la más
grande de todas las cubanas; Candelaria Figueredo, Amalia Simoni, y Ana
Betancourt, adelantada a su tiempo, participante a la Asamblea de Guáimaro.

En la etapa republicana de 1902 a 1958, en la que existió, aunque
imperfecta, como toda obra humana susceptible de ser mejorada, la
democracia en la isla, también hubo mujeres ilustres en diversas ramas
de la vida. Rita Montaner, la única; Ernestina Lecuona, la hermana de
Ernesto, que transcendió, no sólo por serlo, sino por su obra personal;
Dulce María Loynaz, brillante escritora y poetisa, merecedora de un
premio Cervantes de Literatura; Amelia Peláez, en la pintura y la
escultura; Marta Abreu, mujer símbolo del altruismo, en la ciudad de
Santa Clara, así como Alicia Hernández de la Barca, María Esther Villoch
Leyva y Esperanza Sánchez Mastrapa, firmantes de la Constitución del 1940.

Después de 1959, mucho ha sufrido la mujer cubana viendo cómo han sido
encarcelados, fusilados, o desterrados sus familiares, victimas de la
represión a la que los ha sometido el gobierno cubano, por atreverse a
disentir de manera abierta y frontal de sus puntos de vista.

La mujer, y la cubana en especial, flor bella que alegra y sustenta la
vida, fuente de paz, amor, comprensión y refugio para sus hijos, regazo
seguro; donde apoya su cabeza el hombre, luego de largas jornadas de
agotadora labor, pilar y sólido sostén de la familia, ha salido siempre
en defensa de sus seres más allegados, cuando éstos se encuentran en
peligros o dificultades.

Muchos han sido los casos de mujeres dignas y valerosas, que pese al
miedo que por naturaleza siente todo ser humano, han sabido sobreponerse
y dar el paso al frente en defensa de sus familiares. Pero éstos fueron
aislados a través de las tres primeras décadas de existencia de la
llamada revolución cubana, erigiéndose en precursoras del movimiento
femenino actual, que toma su mayor auge a partir del año 2000, en los
albores del nuevo milenio hasta alcanzar su mayoría de edad y madurez en
los momentos actuales.

Al principio de los años 90 del pasado siglo surge, según fuentes
consultadas, con los mismos objetivos fundamentales que se han mantenido
hasta la actualidad:

– lograr la amnistía,
– velar por el cumplimiento de los requerimientos mínimos para el trato
a reclusos, según la ONU,
– orientar a los familiares en la forma existente para establecer
quejas, ante maltratos a los reos,
– informar a la opinión pública de cualquier problema que confronten los
presos;
– ayudar a los familiares y reos con recursos, que pueden ser propios o
productos de donaciones caritativas y
– recabar la solidaridad, tanto nacional como internacional, para esta
justa causa.

En el primer Comité de Madres por la Libertad de los Presos Políticos
Leonor Pérez, que tuvo como presidenta a Ángela de la Coba y que
realizaba actividades organizadas en pos de conseguir la libertad para
los presos políticos, muchas fueron las actividades realizadas por estas
valerosas mujeres, entre las que se puede mencionar como más
significativas: vigilias, y misas en iglesias de la capital, por ejemplo
la realizada en 1998 con motivo de la visita a Cuba del Papa Juan Pablo
II, en la que participó Magalys de Armas, esposa del en aquel momento
encarcelado líder opositor Vladimiro Roca Antúnez.

A principios de 2000 se funda el actual Comité de Madres Leonor Pérez,
que tiene como presidenta a Noris Durán Durán, integrado por mujeres que
comenzaron en esa fecha a asistir a misa en la iglesia Santa Rita de
Acacia, sita en Miramar, , Ciudad de La Habana, y a marchar por la
céntrica 5ta. Avenida como forma de llamar la atención pública en
silencio, representando a los que no tienen voz, porque están
encarcelados, además de orar pidiendo a Dios que interceda en el logro
de su liberación.

Se escogió la Iglesia de Santa Rita, la abogada de los casos imposibles,
por lo difícil y riesgoso que resulta abogar en este país por las
personas que han sido llevadas a prisión por el solo hecho de pensar
diferente del oficialismo y por la cercanía de las sedes diplomáticas
extranjeras, con el claro y necesario objetivo de recabar de esta forma
la solidaridad internacional para tan justa causa ante lo cerrado del
sistema imperante en la isla, que impide en gran medida que se conozca
en el exterior lo que realmente está sucediendo.

Fuentes disidentes señalan como figuras descollantes, entre otras muchas
de aquellos tiempos, a Isabel Ramos, Caridad Núñez e Iris Sánchez, las
dos últimas lamentablemente fallecidas. Aquí recordaron a Núñez, a quien
describieron como una señora muy entusiasta y valiente, durante una de
las marchas por la 5ta. Avenida, en las que como siempre, eran
estrechamente vigiladas por agentes de la seguridad del estado y ante el
temor que observó en sus compañeras exclamó a viva voz: “La que se
acobarde por esos payasos que están ahí no puede venir más al Leonor Pérez…”

Párrafo aparte merece Berta Antúnez Pernet, mujer todo coraje, residente
en Placetas, Villa Clara, al centro del país, que ha luchado
incesantemente durante muchos años por la libertad de su hermano Jorge
Luis García Pérez “Antúnez”, conocido como el Diamante Negro, y también
por la de su tío Omar Pernet Hernández, miembro de la causa de ,
ambos injustamente encarcelados; además de ser una activa opositora que
trabaja fuertemente día a día en unión de tantos cubanos que desean
cambios democráticos para la patria, dentro del Movimiento de
Resistencia Cívica Pedro Luis Boitel.

En 2003 se unen a este movimiento las esposas y familiares de los 75
opositores pacíficos, activistas de , bibliotecarios y
periodistas independientes detenidos como parte de la ola represiva
llevada a cabo por el gobierno cubano, que también ha dado en llamarse
Primavera Negra de Cuba, las bautizadas por la colega Maria Elena
Alpizar como las , las cuales han alcanzado gran renombre
internacional, como demuestra el reciente premio Sajarov que otorgó de
forma compartida el Parlamento Europeo, por su actitud valiente y
decidida de acorde con el momento que les ha tocado vivir.

Destacan entre estas mujeres, todo dulzura, a pesar de los sufrimientos,
los nombres de Laura Pollán, Miriam Leiva, Dolia Leal, Bertha Soler,
Julia Núñez y Loyda Valdés, entre otras, que me precio en conocer y de
tener el honor de ser invitado asiduo a sus actividades pacíficas en
reclamo de la libertad de sus familiares encarcelados.

Posteriormente, las mujeres de Leonor Pérez decidieron abandonar Santa
Rita para iniciar un peregrinar por otras iglesias, tanto en La Habana
como en otras provincias del país, como el Sagrado Corazón, Corpus
Cristo, La Inmaculada, La Loma del Ángel, San Judas Tadeo, Las Mercedes
y El Salvador del Mundo, ante la necesidad de extender el movimiento a
otras localidades del país. Esto, según las fuentes, no debe ser tomado
como una muestra de división.

Las fuentes aseguraron que existe una excelente relación entre los
diferentes grupos de mujeres, las que conversan mucho entre sí
acercándose estrechamente las unas a las otras.
Una de las fuentes dijo que una parte del dinero que aporte el premio
Sajarov será entregado a mujeres que forman parte del Grupo de Apoyo de
las Damas de Blanco, así como a otras integrantes del Comité de Madres
Leonor Pérez, de donde surgieron, como muestra de hermandad y
reconocimiento a la labor realizada por todas estas mujeres.

Todas las fuentes coincidieron en afirmar que la labor realizada por las
mujeres que participan en el movimiento por la libertad de los presos
políticos, sin tener familiares encarcelados, es más importante que la
realizada por las que sí tiene familiares presos, porque las primeras lo
hacen por amor, por solidaridad y sensibilidad humana, y por ello,
merecen gran reconocimiento y admiración.

En el caso de las Damas de Blanco, la fuente explicó que este grupo está
integrado solamente por familiares de los 75, y mujeres que constituían
el Grupo de Apoyo, por razones de seguridad ante lo que calificó como
artimañas de las seguridad del estado en su juego sucio su empeño en
introducir agentes disfrazadas de Damas de Blanco para dividir y
destruir el grupo, por esto tomaban las decisiones más importantes en un
marco más estrecho.

Las fuentes indicaron que dentro de este movimiento de mujeres que
luchan por la libertad de los presos de carácter nacional se encuentran
también el Frente Cívico Femenino, que preside Gladys Núñez en la
capital, el Movimiento Femenino Por la Amnistía con sede en Matanzas, el
Frente Femenino Marta Abreu en Villa Clara, así como en el oriente de la
isla señalaron la existencia de dos grupos similares en las provincias
de Granma y La Tunas.

Estas valientes mujeres cubanas, armadas de amor, que dicen “súmate a
tus congéneres en su justa lucha”, mientras quede un solo político
en las cárceles de la isla despiertan la admiración y el respeto de
todos. Ellas han logrado llegar hasta donde un hombre no puede llegar,
porque es muy difícil reprimir a una mujer para quien tenga en su
conciencia algún resto de sensibilidad humana.

Las mujeres han demostrado en su actuar todas las capacidades presentes
en las féminas, que no sólo pueden ser amas de casa y atender la crianza
de los hijos, sino que también pueden desempeñarse en otras tareas,
dentro de la sociedad civil y hasta en la política, en este caso vemos
los recientes triunfos de la Merkel y la Bachelet, en y
respectivamente.

Estas mujeres pasarán a la historia de Cuba como la continuidad de la
actitud de nuestras compatriotas a través del tiempo, que siempre han
sabido ocupar el lugar que les corresponde en el momento adecuado,
colocándose al lado de las mejores causas, lo que indiscutiblemente
contribuirá a que más temprano que tarde, se logre materializar la Cuba
con que soñamos, libre, democrática, participativa y representativa,
donde sean respetados los derechos humanos y en la que todos nacidos en
esta tierra podamos fundirnos en un fuerte abrazo de reencuentro y
reconciliación. Siempre la mujer cubana.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/apr06/10a3.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2006
M T W T F S S
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives