Ladies in White

Posted on Sun, Apr. 09, 2006

Las crueldades de abril
MANUEL VAZQUEZ PORTAL

Hace tres años París era una quimera. Yo me pudría en una celda del
cuartel general de la policía política cubana. No podía siquiera soñar.
Mi calabozo era tan pequeño que no cabíamos mis sueños y yo. Sólo había
espacio para mi magro cuerpo y la atrocidad enorme del gobierno. Me
condenarían por el noble derecho de pensar, de escribir. Otros cubanos
frente a la embajada de Cuba en la Ciudad Luz se exponían a los insultos
y los golpes de los funcionarios y guardianes de la sede diplomática. Mi
amigo Ricardo Vega sangraba de la cabeza por defendernos. Zoé Valdés
apartaba su dulce voz de poetisa y gritaba con furor por nuestra
. Las damas de MAR por Cuba, capitaneadas por Silvia Iriondo,
mostraban su luto por la patria, abogando contra la injusticia. El mundo
era un hervidero a nuestro favor. Las voces de intelectuales y políticos
de Europa y América se elevaban por sobre el silencio que de-

seaba imponer el gobierno cubano.

Ahora mismo estoy en París. Tirito. No es el frío. Tiemblo de rabia y de
impotencia. Estoy frente a la embajada cubana. Grito el nombre de
Próspero Gaínza y de Juan Carlos Herrera y de Héctor Maseda y de José
Ubaldo Izquierdo y siento que aún estoy . Mi corazón y mis riñones
padecen en una cárcel de Cuba. Adelgazo junto a José Luis García
Paneque, enceguezco con los ojos de Pedro Argüelles, digo un improperio
contra un guardián junto a Pablo Pacheco, imploro a Dios cerca de Adolfo
Fernández Saíz, vuelvo a rebelarme al lado de Oscar Elías Biscet y la
palabra libertad, libertad, libertad resuena en la calle Presles, choca
contra los balcones, rebota en los adoquines, llega a los oídos sordos
de los diplomáticos torcidos, los embajadores del mal, y enronquezco
gritando, y es que aunque estoy en París abrazado a Yolanda, mi amor y
mi pasión y mi dolor está entre las rejas que aprisionan todavía a 60 de
mis amigos de aquella primavera de 2003, y me doy cuenta de que no tengo
derecho a descansar mientras uno solo de ellos permanezca preso.

Silvia Iriondo está a mi lado. Es un fuego de amor por la patria. De sus
labios brota un treno de angustia por Cuba. Está de negro, pero no está
triste; está de negro, pero no llora. Batalla y entusiasma. Contagia su
serenidad infatigable. Arde con la pasión de las antañas mambisas. Trajo
desde lejos a Anolán y a Sonia, y a Gema y a María Eugenia, que la
secundan. Y cada grito de libertad de ellas es como un barrote que se
quiebra y pone a andar por las calles del mundo a cada preso político
cubano. Eleno Oviedo lleva la bandera. La hace flotar sobre su cabeza
erguida de rebelde inclaudicable. Hay en él la hidalguía de los
veteranos. Y hay franceses nobles que nos acompañan y hay cubanos
jóvenes que cada martes hacen saber a París que Cuba sufre mientras
ellos sufren un exilio que les han impuesto y los aparta de la tierra
madre. Y en los ojos de Blanca González, la madre dolorida de Normando
Hernández, veo arder la ternura y el valor que una vez descubrí en los
ojos de su hijo cuando en la cárcel de Boniato decidimos morir de hambre
antes que vivir sin decoro.

Y Yolanda, que porta una enorme foto de las , se
multiplica y veo brotar de ella a Laura Pollán y a Gisela Sánchez, y a
Mirian Leiva y a Berta Soler, y a Julia Núñez y a Alejandrina Rivas, y a
Magalis Broche y a Anisley Puente, y a Dolia Leal que, con un gladiolo
rosado en sus manos de cubanas dignas, claman a Santa Rita les devuelva
al hogar a sus hombres.

Ya atardece en París. Y pienso en los atardeceres solitarios de los
calabozos donde languidecen mis amigos, y veo una rata cruzar veloz
sobre la rústica litera donde pondrán a descansar sus huesos, y escucho
el zumbido de los mosquitos que acuden por centenares a alimentarse de
su sangre valerosa, y huelo la fetidez de las celdas inmundas, y oigo el
resonar de las botas de los guardianes que los vigilan, y vuelvo a
sentirme preso, irremediablemente preso porque Cuba y mi corazón padecen
de prisión aunque Cuba navegue por el Caribe y yo camine por París,
pidiendo libertad.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/opinion/14298334.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2006
M T W T F S S
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Recent Posts
We run various sites in defense of human rights and need support with paying for servers. Thank you.
Archives